Connect with us

Tecnologia

Carabela, el algoritmo que podría reescribir la historia

Published

on

Carabela funciona como un buscador al estilo Google de documentos antiguos. Captura de pantalla / Fundación BBVA

La “Tierra austral incógnita”, lo que hoy conocemos como Australia, fue descrita por un jesuita español casi cien años antes de que el marino británico James Cook la descubriese en 1770, tal y como demuestra un manuscrito que la inteligencia artificial acaba de sacar a la luz.

La carta, dirigida al rey Felipe V de España, es una de las muchas sorpresas que salieron a la luz gracias a Carabela, un proyecto de inteligencia artificial y aprendizaje automático (machine learning) desarrollado por científicos de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV) y del Centro de Arqueología Subacuática del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

El proyecto se probó con 125 mil documentos de tres archivos oficiales españoles que custodian cientos de millones de legajos, cartas y manuscritos relacionados con el comercio naval y la exploración española entre los siglos XVI y XIX.

Aunque actualmente todos ellos están en proceso de digitalización, dar con la información deseada a menudo supone años de trabajo para los arqueólogos e historiadores que, primero, deben saber dónde y qué buscar y, después, descifrar los enrevesados estilos de escritura de cada época.

“Hay que ser muy experto para saber lo que pone en esos documentos y, además, muchas veces la calidad de la imagen es tan baja que ni un experto es capaz de saber qué pone”, explica a Efe el físico y catedrático en informática Enrique Vidal, investigador del Centro Pattern Recognition and Human Language Technologies (PHRLT) de la Politécnica de la UPV y coordinador del proyecto.

UN BUSCADOR COMO GOOGLE

Pero una cosa es transcribir y otra buscar. Los investigadores del proyecto Carabela consiguieron que la inteligencia artificial encuentre en pocos minutos los datos que un historiador tarda años en localizar en la maraña informativa de un archivo, de manera similar a la búsqueda que haría en Google.

“El buscador abre unas posibilidades impresionantes: utilizando comandos precisos en cada caso (comillas, corchetes, etc) es posible buscar combinaciones de palabras que aparezcan en el documento o que estén juntas”, dice el responsable del proyecto.

La precisión o margen de error de la búsqueda depende del grado de confianza que se exija al sistema: “normalmente está al 50 por ciento pero se puede subir al 100 por ciento, es decir, el algoritmo te dará el máximo número de aciertos pero se perderá mucha información en la búsqueda; o se puede bajar al 0 por ciento, opción que dará muchos falsos positivos pero también encontrará la mayor parte de la información buscada. El usuario podrá jugar con esos elementos”, explica Vidal.

Carabela es “capaz de encontrar una aguja en un pajar en segundos”, destaca en científico de la UPV, lo que abre unas perspectivas nunca imaginadas para la investigación.

Solo durante este proyecto, el sistema descubrió “unas 400 referencias de naufragios, y la mitad de ellos no los teníamos localizados”, subraya en declaraciones a Efe el investigador e historiador Carlos Alonso, del Centro de Arqueología Subacuática del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

“Uno de los objetivos de este proyecto es ver si el uso de las técnicas de la Inteligencia Artificial permite identificar expedientes que, por su contenido o las referencias a cargas valiosas, puede ser de interés para las empresas interesadas en su expolio y explotación comercial para controlar su acceso”, explica Alonso.

REESCRIBIR LA HISTORIA

Pero, sin duda, una de los puntos fuertes de la tecnología desarrollada en Carabela será su potencial para “reescribir” la historia en muchos niveles, no solo para identificar naufragios históricos, advierte el historiador.

Uno de los hallazgos más curiosos tuvo lugar cuando, buscando términos relacionados con Australia (antes denominada Tierra Austral Incógnita), apareció una carta de Andrés Serrano, “un jesuita que estaba en Manila, Filipinas, y que le pedía al rey más recursos para ir a colonizar aquella tierra repleta de almas para evangelizar”, relata Vidal.

“La carta, escrita 80 años antes del viaje de Cook, describía las coordenadas exactas de localización del continente y su tamaño de este a oeste”, asegura el físico de la UPV.

Además, el proyecto Carabela sacó a la luz otras misivas de marinos, también enviadas a la corona española y que sugieren la existencia del continente austral incluso 100 años antes.

El contenido de estas cartas no deja de ser algo anecdótico porque “a lo largo de la historia, Australia ha sido redescubierta probablemente decenas de veces desde los polinesios a los chinos, japoneses, portugueses, holandeses, españoles y, finalmente, Cook. Lo importante es que ha sido posible constatar todo esto muy fácilmente gracias a una herramienta como la inteligencia artificial que podría ayudar reescribir la historia”, subraya Vidal.

Esta tecnología se podría aplicar a los millones de legajos que se conservan en los archivos españoles y solo depende de voluntad política y financiación.

Con información de EFE

La entrada Carabela, el algoritmo que podría reescribir la historia aparece primero en López-Dóriga Digital.

ues de anuncios individuales.

Tecnologia

El vertebrado más antiguo conocido con mandíbula, de hace 439 millones de años

Published

on

Vertebrados mandíbula peces fósiles China

El 99.8 por ciento de los vertebrados modernos tiene mandíbula. El descubrimiento de nuevos fósiles en China de más de 430 millones de años aporta datos sobre el que sería el primer animal conocido con esta característica anatómica, así como de la evolución de las aletas.


Los fósiles, pertenecientes al periodo Silúrico temprano, de unos 439 a 436 millones de años, revelan nuevas especies de peces y describen los dientes más antiguos conocidos de cualquier vertebrado con mandíbula.

Los hallazgos son descritos en Nature con cuatro artículos, en uno de los cuales participa la Universidad de Valencia, elaborados por un equipo internacional encabezado por Zhu Min de la Academia China de Ciencias.

Los vertebrados con mandíbulas, conocidos como gnatóstomos, se cree que se originaron hace unos 450 millones de años, pero las pruebas fósiles de esa época son escasas, lo que dificulta la reconstrucción de su historia evolutiva temprana.

El nuevo yacimiento, con restos excepcionalmente bien conservados, hallado en el sur de China, contiene diversos peces, algunos con el cuerpo entero, que ayuda a llenar este vacío en el registro evolutivo.

Los paleontólogos describen un tipo de “tiburón” ancestral de 439 millones de años que sería el pez con mandíbula más antiguo que se ha podido demostrar y que obligaría a replantear la cronología de la evolución de los vertebrados, según los autores.

El fósil, de una nueva especie llamado Fanjingshania renovata, tiene una “armadura” ósea externa, múltiples pares de espinas en las aletas y muestra evidencias de reabsorción de tejido duro, una característica que suele verse en los peces óseos.

“Se trata del pez con mandíbula más antiguo con anatomía conocida”, dijo Zhu. Estos hallazgos presentan pruebas tangibles de una diversificación de los principales grupos de vertebrados decenas de millones de años antes del comienzo de la llamada “Edad de los Peces”, hace unos 420 millones de años.

El estudio con participación del investigador Humberto Ferrón de las universidades de Valencia y Bristol se centra en un tipo de galeáspido, peces de agua dulce sin mandíbula de los que hasta ahora solo se tenían fósiles de la cabeza y ahora se describe un ejemplar completo de 463 millones de años.

El fósil, al que llamaron Tujiaaspis, tiene varias estructuras relevantes, explica Ferrón a Efe, en especial unos pliegues a cada lado de la tripa que recorren todo el cuerpo y se cree que evolucionaron como aletas hasta acabar llevando a las extremidades; en el caso de los humanos las piernas y los brazos.

Estructuras similares se habían encontrado de forma dispersa en fósiles posteriores, pero con este hallazgo es -destacó- clave para entender que ya estaba presente en todos los primeros vertebrados con y sin mandíbula, agregó.

El investigador español usó métodos de dinámica de fluidos computacional para entender si esos pliegues ventrolaterales cumplían la función de aletas y, aunque fueran inmóviles, “se vio que generarían pasivamente sustentación, por lo que podrían tener un rol funcional”.

Ferrón destacó la importancia de este descubrimiento, pues estos primeros vertebrados están en nuestro linaje evolutivo y aportan información sobre los primeros pasos de la evolución que, al final, darían lugar a nuestros brazos y piernas.

El nuevo yacimiento de fósiles incluye placodermos (peces acorazados, que fueron los primeros vertebrados con mandíbula conocidos) y condrictios (peces cartilaginosos como los tiburones y las rayas).

La especie dominante, con más de 20 ejemplares, es un placodermo de unos 3 centímetros de longitud llamado Xiushanosteus mirabilis, que muestra una combinación de rasgos de los principales subgrupos de placodermos y arroja luz sobre la evolución del cráneo de los vertebrados mandibulados vivos.

Otra especie reportada en los estudios es un condrictio llamado Shenacanthus vermiformis, un pariente primitivo del tiburón con una forma corporal similar a la de otros peces cartilaginosos, pero con placas de blindaje más comúnmente asociadas a los placodermos. Unos descubrimientos que revelan una diversificación hasta ahora desconocida en este periodo.

El último de los estudios se centra en los dientes fósiles de un pariente del tiburón hasta ahora desconocido, una nueva especie bautizada como Qianodus duplicis, de hace unos 439 millones de años.

Estos dientes son anteriores a otros ejemplos conocidos de dientes de gnatóstomos, lo que amplía la edad mínima del origen de las mandíbulas y denticiones de los vertebrados en unos 14 millones de años.

Con información de EFE

La entrada El vertebrado más antiguo conocido con mandíbula, de hace 439 millones de años aparece primero en López-Dóriga Digital.

ues de anuncios individuales.
Continue Reading

Tecnologia

Estudiante mexicano de origen maya participará en proyecto Dragonfly de la NASA

Published

on

Estudiante mexicano de origen maya participará en proyecto Dragonfly de la NASA. Foto de EFE

El estudiante mexicano de origen maya Guillermo Adrián Chin Canché se convertirá en uno de los participantes del Proyecto Dragonfly de la NASA para estudiar a Titán, una de las lunas más grandes de Saturno.

“Participar en este proyecto significa mucho, es la culminación del esfuerzo y el trabajo, pero lo más importante es que refleja el conocimiento que heredé de mis antepasados mayas que fueron sabios astrónomos”, contó este martes en entrevista con Efe el único mexicano en el equipo de Meteorología Planetaria del proyecto.

Chin Canché, quien reside por ahora en Ensenada, Baja California, donde estudia Oceanografía Física en el Centro de Investigación Científica y de Estudios Superiores, insistió en su herencia maya.

Guillermo, quien es hijo de María Casimira Canché Chi y Luis Alberto Chin Xequeb, explicó que su línea de investigación es Ciencias planetarias y Astrobiología, las cuales le “permitieron colaborar en el proyecto de Dragonfly“.

Explicó que su trabajo en la NASA será estudiar la atmosfera del satélite Titanio de Saturno que es similar a la Tierra, “para predecir fenómenos meteorológicos en el planeta y determinar cómo afecta la generación de moléculas orgánicas y qué tanta turbulencia hay para que pueda volar el Dragonfly”.

Recordó que la atmósfera de Titán es espesa y es otro de los sitios que se conocen hasta ahora del Sistema Solar con lagos, océanos y ríos, pero en lugar de agua tiene metano líquido y etano.

El Dragonfly es una especie de helicóptero que sobrevolará la luna más grande de Saturno en busca de vida, con la recolección de datos, muy similar al Proyecto Ingenuity en Marte.

El astrobiólogo maya aseguró que está feliz de participar en el proyecto al lado de 117 científicos de todo el mundo, donde pondrá en alto el nombre su ciudad natal: Bethania, Campeche, y de “toda la Península de Yucatán“.

Aunque hace seis años dejó Campeche, estado en el sureste de México, para dedicarse de lleno al estudio de las Ciencias Planetarias y la Astrobiología, admite que extraña a la entidad, “no sería nadie sin mi gente, sin mi herencia maya”.

“Agradezco a toda la gente que me ayudó en los momentos difíciles, a mis amigos, compañeros de clases, maestros y a todos los que de una forma u otra aportaron algo para ubicarme en donde estoy en estos momentos de mi vida”, precisó el investigador, quien espera graduarse en los próximos tres años.

Señaló que pese a su infancia difícil, sus padres se esforzaron mucho para apoyarlo en su educación y en la de sus hermanos Marly Yesenia e Isaí Filiberto, situación que lo “inspira a seguir dando lo mejor”.

“En el proyecto de la NASA entregaré al 100 por ciento mi corazón para dejar en alto el nombre de Campeche, México y la Península de Yucatán, donde vivieron los mayas, los mejores astrónomos, matemáticos y arquitectos del mundo”, apuntó el joven, quien viajará a Estados Unidos para ampliar sus conocimientos y su tesis sobre las lunas de Saturno.

Con información de EFE

La entrada Estudiante mexicano de origen maya participará en proyecto Dragonfly de la NASA aparece primero en López-Dóriga Digital.



ues de anuncios individuales.

Continue Reading

Tecnologia

Internautas de México, los que más roban el Wi-Fi a sus vecinos

Published

on

wifi internet modem

Tener una conexión de internet de calidad ha sido algo que se ha vuelto básico en nuestro día a día, pero ésta se puede ver afectada por varios motivos, entre ellos la cantidad de dispositivos conectados a una red. Es común que al llegar a algún restaurante o alguna casa se pregunte por la clave de Wi-Fi, sin embargo, hay personas que, por medio de tutoriales o aplicativos, ingresan a redes ajenas para tener conexión gratuita.

Según los datos recogidos por la Global Consumer Survey de StatistaJapón es el país en el que los internautas utilizan más la contraseña de WiFi del vecino, ya que el 28% de los encuestados admitió tener la contraseña de la red inalámbrica de un vecino (o de su arrendador), seguido de Países Bajos con un 16%. Y, aunque el estudio no revela si tienen acceso a esta con consentimiento, en estos países y otros como Colombia, esta práctica no está penalizada por ley, mientras que en países como España o Reino Unido pueden acarrear multas.

En cuanto a Latinoamérica, el 14% de los encuestados en México admitieron usar la conexión de WiFi de su vecino, bien sea con autorización o usando su red sin que lo sepan. En otros países como Argentina, sólo un 10% de los encuestados admite acceder en su casa a una red inalámbrica cercana, frente al 9% en Chile y Colombia. Otros países de la región como Perú y Brasil, tienen un porcentaje menor con un 8% y 4% respectivamente.

México, uno de los países en donde los usuarios se roban con mayor frecuencia el WiFi de sus vecinos - dia-del-internet-seguro-800x558

Las implicaciones de que otras personas accedan a nuestra red sin permiso, no sólo son cuestión de rendimiento en la conexión, sino que además puede tener otras repercusiones; “al compartir la red con mis vecinos, hace que se sature y perdamos prestaciones, anexo a esto, algunos de estos usuarios pueden aprovechar vulnerabilidades de tu WiFi para robar datos importantes o, directamente, controlar alguno de tus dispositivos” afirma Carlos Aldeco, Director de ventas de Linksys México.

¿Pero cómo nos damos cuenta si esto está pasando?

Hay varios indicios que nos pueden alertar sobre esta situación, como un rendimiento menor en la red, que es uno de los más visibles, ya que si el número de conexiones o la cantidad de ancho de banda supera la media sin que haya un problema técnico, se sugiere revisar otras medidas para confirmar si nuestra red está utilizada por terceros.

México, uno de los países en donde los usuarios se roban con mayor frecuencia el WiFi de sus vecinos - contrasena-800x378

Sin embargo, hay acciones que podemos realizar para evitar que esto suceda. De acuerdo con  los expertos en seguridad informática, se recomienda cambiar la contraseña al menos cada trimestre. Cambiarla cada tres meses es una forma de asegurarte, de que tu conexión está bien protegida, el tiempo que esté el cibercriminal en la cuenta será corto” añadió Carlos Aldeco de Linksys.

Con información de Webadictos

La entrada Internautas de México, los que más roban el Wi-Fi a sus vecinos aparece primero en López-Dóriga Digital.

ues de anuncios individuales.
Continue Reading

Trending

Copyright © 2021 Digital Media. Oye Andres, powered by WordPress.