Connect with us

Musica

Los Creedence en el Palacio: “Dicen” que ahora sí fue la última

Published

on

Ayer, las dos cuartas partes que quedan de los Creedence originales dieron el que será (supuestamente) su ultimo concierto en la Ciudad de México. Con un set armado, en su mayoría, con canciones compuestas por un eternamente ausente John Fogerty, el combo transgeneracional que se presentó en el Palacio de los Deportes dejó una certeza: qué bandota debió ser Creedence Clearwater Revival.

No hay justicia. El público que llenó el Palacio y se emocionó con el canto de un vocalista desconocido, merecía tener de frente al verdadero cerebro e ídolo de la banda originaria de El Cerrito, California. O quizás no, ¿quién pagaría por ver una banda acéfala, sacando provecho de canciones en las que poco tuvieron que ver? La nostalgia mueve, aunque llegue en pedazos…

Creedence / Foto: César Vicuña para OCESA

En el escenario estaban Stu Cook y Doug Clifford… pero ellos están lejos de ser las estrellas de Creedence. La gente los conoce, pero no hay una conexión con ellos. Por muy miembros originales de la banda que sean, los veo en el escenario y pienso en algo como un reencuentro de Oasis, pero sin los hermanos Gallagher, los Kinks sin los Davies… con Tom es irremediable la ausencia. Y que con John Fogerty, evidentemente, también: después de ser despojado de sus canciones, tuvo el orgullo suficiente para no juntarse con sus gandallas excompañeros. Pero, como decían en aquel famoso comercial: “Esa, es otra historia”.

Lo de ayer no fue ver por última vez a Creedence… sino ver como por última vez las canciones de Creedence son tocadas a todo volumen frente a más de 15 mil personas. Toda una experiencia. Rara pero efectiva. Seguramente –aunque de forma mínima– ese quinteto que ahora se hace llamar Creedence Clearwater Revisited transmite algo de lo que fueron “los Cridens” en aquellos conciertos de los 60, cuando el cuartero original se lucía tocando canciones contundentes y pegajosas.

Creedence / Foto: César Vicuña para OCESA

“Born on the Bayou”, “Green River”, “Hey Tonight”, “Down on the corner”, “Bad Moon Rising”, “Proud Mary”, “Fortunate Son” y “Travelin Band”, fueron algunas de las canciones que sonaron. Con un grado de fidelidad con el disco impecable. La gente sabía en qué partes lanzar el gritito… como en “Have you ever seen the Rain?”, quizás la parte más emotiva del concierto, porque el vocalista, ahhh cómo le trabajó para que la gente no sintiera tanto la ausencia de Fogerty… tanto que hasta remató la canción con un “Gracias al sol”, como le tituló Juan Gabriel a su cover de la canción (John Fogerty llegó a cantar “a dueto” en el homenaje al fallecido divo de Juárez).

El concierto fue impecable. El volumen adecuado. Los músicos, de lo mejor… no por nada el público salió más que satisfecho, pese a que el show sólo duró una hora y media. ¿Alguna queja? Ninguna. Todos los fans ya sabían a lo que iban y quiénes iban y no iban a estar. “Es lo que hay”.

Y así parece que termina la historia de los Creedence en México. Pudo haber sido menos agridulce, sin duda. Pero hay que tomarlo como un adelanto de los conciertos del futuro… si es que avanza esa idea de hacerlos con hologramas (ojalá no). Con un público movido más por las canciones que por quién esté en el escenario… ayer en el Palacio, hubo una banda fantasma: la gente fue por las canciones. Qué gran banda debió ser Creedence. Se lució con esas rolotas.

Setlist

Born on the Bayou

Green River

Lodi

Who’ll Stop the Rain

Hey Tonight

Lons as I Can See the Light

I Put a Spell on You

I Heard It Through the Grapevine

Down on the Corner

Lookin Out my Back Door

Midnight Special

Bad Moon Rising

Proud Mary

Fortunate Son

Molina

Have You Ever Seen the Rain?

Travelin’ Band

Up Around the Bend

La entrada Los Creedence en el Palacio: “Dicen” que ahora sí fue la última se publicó primero en Sopitas.com.

ues de anuncios individuales.

Musica

Enrique Bunbury, un rockstar en plena madurez musical 

Published

on

El intérprete español hizo vibrar el Estadio Tres de Marzo, donde se presentó como parte de su gira “Shows Únicos”

ues de anuncios individuales.

Continue Reading

Musica

Vhagar, Meleys y Sunfyre: La historia de los dragones del cuarto episodio de ‘House of the Dragon’

Published

on

Vhagar, Meleys y Sunfyre: La historia de los dragones del cuarto episodio de 'House of the Dragon'

Estamos en el cuarto episodio de la segunda temporada de House of the Dragon. Y nos atrevemos a decir que hasta ahora, ha sido el capítulo más emocionante de todos porque por fin la “Danza de los dragones” se hizo realidad.

Antes de que piensen que les vamos a dar spoilers, aquí sólo van a encontrar un peso de contexto sobre los dragones que aparecen en este episodio. Les platicaremos la historia de Meleys, la dragona de Rhaenys; Vhagar, el enorme dragón de Aemond; y Sunfyre, el hermoso dragón de Aegon.

Y como dato extra, también les platicaremos de Dreamfyre, el dragón de Helaena. Este dragón nunca ha salido en la serie, pero su historia es una de las más interesantes desde los primeros años tras la conquista de Aegon. Así que pongan atención porque se puede poner enredado.

Pensando en los nombres repetidos de la familia Targaryen en 'House of the Dragon'
Pensando en los nombres repetidos de la familia Targaryen en ‘House of the Dragon’ / Foto: El internet de las cosas

Sunfyre, el dragón de Aegon III

Cuando Aegon tenía 13 años, “conectó” con su dragón, el cual lleva el nombre de Sunfyre. De acuerdo al libro Fire & Blood, Sunfyre era el dragón más hermoso que jamás se hubiera visto, pues tenía las escamas doradas y sus alas eran rosadas.

Ahora bien. En la época de los Targaryen que vemos en House of the Dragon, coexisten dragones viejos y dragones jóvenes. Uno de los más viejos es Vhagar, el cual pertenece a Aemond, pero tuvo más jinetes desde la conquista (ahorita vamos a eso).

El rey Aegon II Targaryen en 'House of the Dragon'
El rey Aegon II Targaryen en ‘House of the Dragon’ / Foto: Max

Sunfyre, en el caso contrario, era de los dragones más jóvenes, y su primer jinete fue el mismo Aegon. Después de los episodios vistos en este cuarto capítulo de la serie (aguas porque pueden ser spoilers), el destino de Sunfyre es incierto.

Sunfyre, de ser el dragón más hermoso, pasa a estar gravemente herido, con un ala rota, sin un ojo y un montón de heridas en su cuerpo que tardan en sanar. Tan mal estaba, que incluso lo mandan a matar, pero el dragón dio batalla y sobrevive.

Meleys, la dragona de Rhaenys

En la primera temporada de House of the Dragon, Meleys y Rhaenys protagonizaron una de las escenas más emocionantes. Al cierre, la princesa y su dragona se aparecen en la coronación de Aegon como rey de Westeros (muy al estilo de Shrek, pues).

Sabemos perfectamente que Rhaenys pudo decir “dracarys“, matar a Aegon, Alicent, Otto y toda la familia usurpadora, y evitar que la guerra diera inicio. Pero también entendemos el punto de Rhaenys al decir que no le correspondía dar ese primer paso.

Te decimos quién es quién en 'House of the Dragon'
Eve Best como Rhaenys Targaryen. Foto: HBO.

Conocida como la “Reina Roja”, Meleys le perteneció, primero, a la princesa Alyssa Targaryen. ¿Y quién era ella? Alyssa era hija de Jaehaerys I, el rey conciliador, y madre de Viserys y Daemon. En ese caso, Alyssa estaba casada con Baelon o el príncipe de la primavera (no olviden su nombre porque vuelve a aparecer).

Después, Rhaenys logra montarla y convertirse en una de las figuras más temidas en todo Westeros y entre los dragones de los Targaryen.

Vhagar, el dragón de Aemond

Baelon, el llamado rey de la primavera, esposo de Alyssa y padre de Viserys I y Daemon, fue el jinete de Vhagar, uno de los dragones que participaron en la conquista de los Targaryen en Westeros (Vhagar tenía unos 52 años durante la conquista).

*Sólo como dato curioso, Baelon y su hermano Aemon se querían mucho y tomaron la decisión de que ambos compartirían el trono. Uno sería rey y el otro la Mano. Y aunque las cosas no salieron como lo planeado, han de saber que Aemon es el papá de Rhaenys, y fue el primer jinete de Caraxes, el extraño dragón de Daemon en House of the Dragon.

Volviendo a Vhagar… como les contamos, este dragón formó parte de la conquista de Aegon junto a sus hermanas y esposas. Una de ellas era Rhaenys junto a su dragón Meraxes. También estaba Visenya, una reina guerrera, y su dragón (adivinen) Vhagar.

El príncipe Aemond Targaryen
El príncipe Aemond Targaryen / Foto: Max

Después de Visenya, Baelon toma a Vhagar. Y después pasa a Laena Velaryon, la hija mayor de Lord Corlys y la princesa Rhaenys. Como recordamos, ella se casa con Daemon, con quien tiene dos hijas gemelas, Rhaena y Baela.

La muerte de Laena no es igual en los libros y la serie. En la serie, la princesa le pide a Vhagar, su dragón, que la mate. Pero en los libros no es así. Laena tuvo complicaciones durante un parto, y tras días enferma, decide que quiere volar a Vhagar por última vez. En camino hacia el dragón, colapsa y muere.

Tras la muerte de Laena, Vhagar se queda sin jinete, lo cual coincide con la falta de un dragón para el príncipe Aemond. Tras las burlas de sus hermanos y sobrinos (los hijos de Rhaenyra), Aemond se arma de valor y monta a Vhagar.

Sin embargo, Aemond nunca logra controlar por completo a Vhagar, pues es un dragón enorme y viejo. Parte de las consecuencias de esto es la muerte de Lucerys Velaryon: Vhagar destroza a Luke y su joven dragón Arrax de una mordida. Como alguna vez dijo Viserys, controlar a un dragón es una “ilusión”.

Dreamfyre, la dragona de Helaena

Visenya, la jinete de Vhagar en la conquista, tuvo un hijo llamado Maegor, quien al convertirse en rey recibió el nombre de “Maegor el Cruel”. Era hijo de Aegon el conquistador, pero no su primogénito. Sin embargo, su madre siempre quiso que él fuera el sucesor.

El segundo rey Targaryen en Westeros fue Aenys (hijo de Rhaenys), al cual describían como una persona amable y culta. Contrario a los deseos de Visenya, Aenys se convierte en rey y tiene dos hijos: Aegon y Rhaena. Aegon heredaría el trono, y lo quería hacer tomando como esposa a su hermana.

El rey Aenys acepta, pero el pueblo se niega bajo la manipulación de la Fe de los Siete. Entonces, Aenys se arma un plan y le dice a sus hijos/esposos que viajen por todo Westeros para demostrar que no pasa nada si son hermanos y están casados (Cersei y Jaime necesitaban un representante como Aenys, sin duda).

A estas alturas, Aegon no tenía dragón, pero Rhaena sí, Dreamfyre. Mientras el heredero está de viaje, el rey Aenys enferma y muere. ¿Qué debía suceder? Aegon tomaría el trono para convertirse en rey… pero aparece Maegor con su dragón Balerion (el mismo dragón de Aegon el conquistador), y toma el reino con ayuda de su madre Visenya.

Aegon lucha para tomar lo que le pertenece, pero Maegor lo mata. Es así como se convierte en el rey de los Siete Reinos, mata a los líderes de la Fe de los Siete, y toma a muchas mujeres como esposas. Entre ellas están las Black Brides (les decían así porque eran viudas a partir de que sus esposos habían muerto en manos de Maegor).

¿Y adivinen quién estaba entre las Black Brides? La princesa Rhaena, viuda de Aegon y sobrina del mismo Maegor. Pero esa no es la parte más interesante del chisme. Rhaena siempre estuvo enamorada de una mujer de la corte: Elissa Farman. Y así como llevaba a su hermano Aegon sobre Dreamfyre, también lo hizo con Elissa (como cuando te dedican la misma canción).

El chisme real dice que tras la muerte de Maegor, Rhaena se casó con Androw Farman, hermano de Elissa. Pero sólo lo hizo para estar cerca de ella… pero esa es otra historia.

The post Vhagar, Meleys y Sunfyre: La historia de los dragones del cuarto episodio de ‘House of the Dragon’ appeared first on Sopitas.com.

ues de anuncios individuales.
Continue Reading

Musica

Linda Perry padece triple cáncer negativo

Published

on

Ante este diagnóstico la líder de 4 Non Blondes, decidió someterse a una doble mastectomía

ues de anuncios individuales.

Continue Reading

Trending