full screen background image
!-- Begin TradeTracker SuperTag Code -->

Un paseo por las maravillosas localizaciones de la Temporada 4 de ‘The Crown’

76

Este pasado domingo los muy obsesivos de la Familia Real Británica teníamos una cita con el sofá y Netflix para seguir viendo la historia y tribulaciones de los Windsor. No solo toca admirar y comentar la serie, que para eso podéis pasaros por Espinof, sino que nos encanta pensar qué lugares son reales y cuales no. Esa es nuestra labor, así que hoy nos damos un paseo por las maravillosas localizaciones de la Temporada 4 de ‘The Crown’.

No lo vamos a negar, puede que alguna cosa de la que contemos sea un spoiler, pero si tenemos en cuenta que es una historia real y que muchos ya estamos viendo en la serie acontecimientos que vimos en directo en televisión, no creo que destripemos demasiado. Sino, ya sabéis, hasta que veáis toda la nueva temporada de ‘The Crown’, no os lancéis a seguir leyendo.


Balmoral Caza

El Castillo de Balmoral es un fijo en todas las temporadas de ‘The Crown’. Es el refugio de verano de la familia real británica en Escocia, aunque por las espectaculares imágenes que se ven en la serie bien parece que se van en pleno otoño-invierno. Si hasta Margaret Thatcher sufre las inclemencias de los fríos, humedades y lluvias. En esta ocasión la localización exterior es Ardverikie Estate, justo a la orilla del Loch Laggan, con un inmensísimo parecido: la construcción tiene el mismo estilo barón y está rodeado de un impresionante bosque. Si ya habéis sido curiosos, habréis descubierto que se puede visitar y comprobar in-situ el parecido, pero sólo si estáis alojados en alguno de los cottages que lo rodean.

Para el interior del oscuro Balmoral tenemos que poner nuestros ojos en Knebworth House, a 80 minutos de Londres y que es tan impresionante en el exterior como en el interior. Por desgracia, en los tiempos que corren no se puede visitar por dentro, pero sí que sigue disponible una visita a los jardines, previa reserva, por unos escasos 8,50€.

Buckhingham Palace tiene un montón de caras

Lancaster H

Prácticamente en todos los capítulos de ‘The Crown’ hemos podido ver a gente subiendo y bajando por la gran escalera de Buckingham Palace, que en realidad es la de Lancaster House, a muy poca distancia del propio palacio. Es un edificio propiedad del gobierno, en el que hay oficinas en funcionamiento y que también sirve de localización para algunos de los impresionantes pasillos con eternas alfombras de colores vivos. Sí, lo podéis alquilar para eventos privados.

Thatcher Queen

El salón en el que Isabel II se reúne semanalmente con los Primeros Ministros (y en esta temporada con una espléndida Margaret Thatcher) en realidad es una sala de audiencias privada en su parte de Buckingham Palace, pero en la serie se rueda en Wrotham Park, en Barnet, Hertfordshire, a 30 minutos de Londres.

Margaret

Otra de las localizaciones para interiores de Buckingham Palace es Goldsmiths’ Hall, un impresionante edificio de mediados del siglo XIX en medio de la City of London. Tiene un pórtico exterior con seis columnas y balcones con relieves elaborados. Su interior deja con la boca abierta: una escalera ornamental de mármol y salas de recepciones decoradas ostentosamente en oro. Goldsmiths’ Company se creó para proteger al gremio de joyeros y desde 1300 se encarga de velar por la calidad el oro, la plata, el platino y el paladio. Una de esas instituciones que merece visitar e investigar sobre su historia. Está abierta pocos días al año, pero es muy barata la entrada. Por supuesto, podemos ir adelantando con la visita virtual.

Castillos, Palacios y demás residencias reales

De todo hay en esta temporada, en la que también sale Windsor Castle (que nunca falte) gracias a Belvoir Castle en Leicestershire o Burghley House muy cerca de Stamford. Perfectas localizaciones ambas para la residencia real habitada más antigua del mundo. Sí, al igual que Windsor, se pueden visitar también.

También tenemos Harefield Grove o Brocket Hall como Kensington Palace, High Canons Borehamwood como Clarence House, ambas residencias en su momento de Lady Di y de Carlos de Inglaterra y su hijos. Ana de Inglaterra vive en Gatcombe Park, en Gloucester, que aquí aparece localizado en Wrotham Park.

Por supuesto, no puede faltar Sandringham, la residencia real de Norfolk en la que pasan las vacaciones de navidad siempre. En esta temporada es Somerleyton Hall, en Suffolk.

La boda real que todos conocemos y que no vemos

Cathedral 3750267 1920

Casualmente todo el mundo conoce el traje que la todavía Lady Diana Spencer llevó hasta el altar: metros y metros de cola que movió por la alfombra roja que recorría Saint Paul’s Cathedral, o aquella imagen de la cola subiendo por las escaleras. Es cierto que no vemos la boda, pero sí que vemos un ensayo previo en la Catedral de Winchester, que sirve en esta ocasión de escenario de las nupcias. Es una de las catedrales más grandes del Reino Unido y la mayor de estilo gótico del mundo. Allí se casaron y están enterrados soberanos y soberanas y también es el lugar de descanso de Jane Austen. Sí, merece muchísimo la pena una visita en cuanto la abran de nuevo después del lockdown.

Carlos Rehearsal

No obstante, sí queréis ver Saint Paul’s Cathedral por dentro sin desplazaros a Londres (aunque eso será algo que yo siempre os recomendaré) podéis hacer un tour virtual que tienen disponible en su página. De momento tenemos que conformarnos con eso.

Highgrove Estate, la residencia del Príncipe de Gales con Diana…y con Camilla

Highgrove

Siempre se ha dicho que Carlos de Inglaterra es un hombre de campo y un gran amante de la jardinería. Una de sus residencias privadas, comprada al poco de casarse con Lady Di, es Highgrove Estate, en Gloucestershire. A falta de que dejaran rodar en el interior, bueno es el sustituto: Somerley House, que se puede alquilar para diversos eventos. Y la original, ¿se puede visitar? Pues el interior de la casa, no, pero los jardines y huertos sí, y quién sabe si se tiene la suerte de encontrarse con Carlos y Camila dándose una vuelta. Por cierto que se pueden comprar mermeladas y diversos productos cultivados ahí.

De pronto Australia y Andalucía se parecen mucho

Malaga Australia

Pues sí, quién iba a pensar que la Calle Lario de Málaga y la fachada del Hotel Málaga Palacio iban a terminar en la serie estrella de Netflix como el lugar desde el que la ciudad de Perth da la bienvenida a Australia a Carlos, Diana y un Guillermo que con 6 meses hizo su primer viaje oficial. Estamos en abril de 1983. También en la misma ciudad se rodó en la Calle Postigo de los Abades, la Catedral, la residencia militar de Castañón de Mena y un chalet privado del barrio del Limonar.Y sí, Almería es muy parecida a Ayer’s Rock, en concreto en el desierto de Tabernas.

Y una Manchester es Nueva York

Diana Ny

En 1989 la Princesa de Gales hizo un viaje en solitario a Nueva York para terminar de enamorar a todo el mundo, y el equipo de localizaciones consideró que Stevenson Square, en Manchester, era lo suficientemente parecida al Downton de Nueva York si se le ponían unos taxis amarillos, una estación de metro y un puesto de perritos. Pues sí, da el pego perfectamente.

Imágenes | Netflix y Julia Schwab en Pixabay

ues de anuncios individuales.

Comentario

Comentarios