full screen background image
!-- Begin TradeTracker SuperTag Code -->

Dariela Ludlow: desaprender, imaginar y pensar con imágenes

133

CARRUSEL-MUJERES-dariela

Dariela Ludlow quería ser artista visual, pero solo le bastó un verano como asistente de cámara para cambiar de opinión. El cine, que generalmente se las arregla para entrar a la vida de formas inesperadas, a ella se la robó durante las vacaciones, semanas antes de su entrada a la Escuela Nacional de Artes Plásticas.

“Literalmente se coló en mi vida”, nos dice Dariela Ludlow, hoy directora y cinefotógrafa, tres veces nominada al Ariel. “Mi medio hermano era productor de cine, pero yo nunca estuve cerca de sus rodajes. En ese periodo me invitó al rodaje de una película en Puerto Vallarta y me impresionó muchísimo. Me colé. Ya nunca fui a la ENAP”.

Perdita Durango, cinta de Alex de la Iglesia protagonizada por Javier Bardem, se convirtió en la primera de diversas producciones en las que trabajó como trainee de cámara durante casi tres años, hasta que entró al Centro de Capacitación Cinematográfica. Después de estudiar dirección y cinefotografía, la llegada del video como una posibilidad más del cine independiente le abrió a su generación nuevos caminos. Muy pronto estaría filmando su primer cortometraje, Tr3s, y un primer largo documental. Con los años, se convirtió en una de las principales cinefotógrafas de México, cuyas imágenes podemos ver en cintas como No quiero dormir sola, Los adioses, Las niñas bien, y próximamente también en la tercera temporada de Narcos: México.

Dariela Ludlow
La cinta Las niñas bien le dio a Dariela Ludlow su tercera nominación al Ariel por Mejor fotografía.

Dariela habla de dos momentos clave en su formación como cineasta. El primero fue en la escuela. “El CCC cambió mi vida”, nos dice. “Los maestros me preguntaban para qué quería entrar si yo ya tenía un camino trazado. Pero había otra formación integral que yo necesitaba y que no se aprende en un set. El CCC me la dio, me enseñó lo que significa hacer cine, que uno es un cineasta, no solo un fotógrafo, un director o productor. Que es un trabajo colaborativo. Hay que entender todos los componentes que lo forman”.

La segunda gran revelación llegó en la forma de un seminario de filosofía y cine, impartido por la Filmoteca de la UNAM, en donde confrontó aquella creencia habitual, enraizada en las escuelas de cine, que entiende a la realización cinematográfica como un vehículo solo para contar relatos, es decir, con un fin únicamente narrativo.

“Entendí que limitar el cine solo a contar historias es coartarle todas sus posibilidades de expresión. Eso también lo hace la literatura, y muy bien, pero el cine tiene también otras virtudes, que van desde mostrarte otras realidades, hasta posibilitar que tu imaginación piense en otros mundos: otras formas ver, de oír y, sobre todo, de pensar. El cine, entendido como un arte y no sólo como un entretenimiento, es un proceso de pensamiento”.

También te puede interesar: «La mejor forma de innovar es siendo generoso»: Elena Fortes, productora mexicana.

¿Es imposible detonar esos procesos de pensamiento en un cine narrativo, que cuente una historia? Para Dariela, es posible llevar cualquier proyecto a los terrenos de lo conceptual, lo metafórico y lo reflexivo. “Se oye muy difícil, pero empieza desde el lugar donde decides poner la cámara, ahí estás ya tomando una postura o crítica ante lo que estás mostrando”, dice la cinefotógrafa, quien exhorta a pensar las imágenes más allá de si son “bonitas” o de las leyes de composición. “Aunque sean los Ositos Cariñositos, no importa. Aunque sea una película de comedia. ¿Estás poniendo a personas ahí? ¿Desde dónde estás hablando? ¿Dónde vas a poner la cámara para mostrar que esa mujer está guapa? ¿En sus pompas? ¿Pooor? Eso hay que preguntárnoslo”.

Dariela Ludlow, en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

Descubrimientos

El primer acercamiento de Dariela a la ficción en largometraje ocurrió con Esa era Dania, cinta que presentó en el Festival Internacional de Cine de Morelia en 2016 y que también se alimenta de una realidad que le da tintes documentales: retrata un embarazo adolescente protagonizado por su sobrina, quien pasó por esa misma situación y quien ficcionaliza para la cámara su propias experiencias. La cineasta dirigió, fotografió y escribió la historia, aunque esa escritura nació de otro lado: se escribió en imágenes y no en palabras.

“Con esa película aprendí sobre las distintas formas que puede tener el proceso creativo. Yo no tengo la dedicación de sentarme a escribir como tal: a mí me vienen más bien imágenes a la cabeza y se vale también crear desde ahí”, reflexiona Dariela, quien describe el proceso de creación de esta película como un constante descubrimiento. Sin la presión de un productor, rodó a lo largo de seis años las escenas, que luego cobraron vida en la sala de edición. “Te enseñan que el guion es la base de todo y no necesariamente es así. Si tu sistema esta estructurado desde otro lugar, hay que entenderlo desde ahí. Te libera de cadenas, de fórmulas y de caminitos armados. De pronto eres libre. Y sí, te puedes perder, pero no pasa nada”.

¿Será, entonces, que hacer cine es un constante desaprender? “Sí, por supuesto. Uno debe ser capaz de destruir todo lo que sabe y de volverlo a reinventar. Da mucho miedo porque es negarte. Pero uno tiene que negarse, no nada más para ser radical o porque sí, sino para posibilitar un espacio nuevo de creación”.

Dariela tiene un último consejo para los que inician su camino: “Para hacer cine lo que hay que hacer es leer y vivir. No nada más ver películas. Lo que necesitas es desarrollar tu imaginación”, afirma. “Si no, lo único que harás es replicar. Todos debemos hacernos responsables de nuestra sensibilidad. No esperemos a que nos enseñen las cosas. Tienes que ser consciente de lugar desde donde creas, pero también de qué es lo que estás consumiendo”. 

Fotoarte: Viridiana Salazar (@un_astronauta)

Esa era Dania se encuentra disponible en Mubi.

La entrada Dariela Ludlow: desaprender, imaginar y pensar con imágenes se publicó primero en Cine PREMIERE.



ues de anuncios individuales.

Comentario

Comentarios