full screen background image



Grabado Sombra humana en piedra, la más inquietante exposición de los efectos de la explosión de Hiroshima

187

Hacia el final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos lanzó dos bombas atómicas sobre Japón, exponiendo a más de 500.000 personas a la radiación y matando a unos 200.000 civiles instantáneamente.

Durante las primeras horas de la mañana de ese fatídico día de agosto, una persona local estaba sentada en un conjunto de escalones de piedra frente a un banco en Hiroshima esperando a que abriera.


La sombra

La persona que estaba sentada en esas escaleras de piedra murió al instante tras la explosión de Hiroshima. Todavía se desconoce quién era esta persona, pero dejó un inquietante recordatorio de los verdaderos horrores de la guerra.

The Shadow Hiroshima

Todavía grabado en los escalones de piedra hay lo que parece ser una mancha negra, comúnmente conocida como la Sombra Humana Grabada en Piedra o La Sombra de la Muerte. Aunque algunos afirman que la persona se evaporó por la explosión, es científicamente improbable y se cree que murió instantáneamente o no pudo moverse de los escalones.

Concretamente, en los escalones de piedra en la entrada de la Rama de Hiroshima Sumitomo Bank, que se encuentra a 260 metros de la zona cero. Es la ubicación actual de la Sumitomo Mitsui Banking Corporation, Hiroshima Branch es Kamiya-cho 1 Chome.

Looking North East General View Looking North East Of Building 5h 19

Sabemos que un hombre estaba sentado allí porque dejó su sombra. La temperatura, que alcanzó el millón de grados centígrados, hizo que algunos cuerpos y objetos que recibieron la explosión dejaran una sombra en el suelo.

El 2 de septiembre de 1945, el país fue ocupado entre otros por el ejército de Estados Unidos. Y fueron sus soldados quienes, junto al fotógrafo Yosuke Yamahata, registraron la profunda devastación que habían causado las bombas. Incluida la inquietante sombra en los escalones.

Los escalones permanecieron en el banco hasta 1971, cuando fueron retirados como parte de un proyecto de renovación. Luego, los escalones se trasladaron al Museo Conmemorativo de la Paz de Hiroshima, donde se exhiben hoy.

P05395 013 Hiroshima Japan

La fotografía que posee el Australian War Memorial . La Hiroshima Peace Memorial Museum exhibe la misma fotografía. Fue fotografiado por Yoshito Matsushige . Las piernas de un periodista se incluyen para proporcionar un contexto para la escena.

A partir de 2016, la exposición del museo afirma que “varias personas han sugerido que la persona podría ser un miembro de su familia”. En el pasado, la exposición del museo contenía una declaración de que la persona era una mujer de 42 años de edad, de nombre Mitsuno Koshitomo.

De acuerdo con la introducción en la guía de Inglés del Museo Memorial de la Paz de Hiroshima:

El Museo de la Paz recoge y muestra los objetos dejados por las víctimas, fotografías y otros materiales que transmiten el horror de aquel acontecimiento, complementado por exposiciones que describen Hiroshima antes y después de los bombardeos y otros que presentan el estado actual de la era nuclear. cada uno de los elementos que se muestran encarna el dolor, la ira o el dolor de la gente real. Habiendo recuperado de la calamidad de la bomba atómica, deseo más profundo de Hiroshima es la eliminación de todas las armas nucleares y la realización de una comunidad internacional genuinamente pacífica.

En realidad a este fenómeno se le conoce como “efecto sombra” o “sombra radioactiva”, y se produce en las explosiones nucleares por el intenso brillo quemador de la explosión. La explosión alcanzó el millón de grados centígrados, e hizo que algunos cuerpos y objetos dejaran una sombra en una pared, acera o planta cercana.

Un trozo de piedra que contiene el artefacto (3,3 metros de ancho por 2 metros de altura) se cortó de la ubicación original y se trasladó al museo. Es un trozo muy pequeño. Pero lo suficientemente inquietante como para que nuestras emociones afloren. Es como la sombra de un fantasma. El recuerdo residual y oscuro de un pasado que no deberíamos repetir.

ues de anuncios individuales.

Comentario

Comentarios