full screen background image



Racismo, black power y el Disco Sucks: Una entrevista con Nile Rodgers

174

“Tal vez no me conozcan por mi nombre, pero seguro escucharon al menos una de mis canciones”, es lo que dice Nile Rodgers en el documental producido por la BBC que lleva el nombre de su guitarra insignia: The Hitmaker.

Si somos honestos, muchos podemos ubicar a Nile Rodgers por una canción, algún disco de Chic o alguna de las tantas colaboraciones que ha tenido como escritor, músico o productor junto a David Bowie, Madonna, INXS, Duran Duran o más recientemente con Daft Punk. Y esos son tan sólo algunos de los nombres que se asoman y con los que ha vendido más de 100 millones de discos en toda su carrera… ¡100 millones!

Vaya, para dimensionar este número, es como si que cada uno de los más de 100 millones de mexicanos que habitamos este país, hubiéramos comprado un disco de Nile Rodgers a lo largo de nuestra vida. Sin exagerar. Sin embargo, el legado de Nile Rodgers va mucho más allá de la música.

Nile Rodgers como guitarrista de Chic, en un concierto en octubre de 1979 en Londres. / Getty Images

La leyenda viva de Nile Rodgers

A sus 67 años, Nile Rodgers se ha enfrentado a toda clase de traumas. Su madre y su padrastro eran adictos a la heroína, lo que le llevó a vivir en las calles durante su adolescencia. Sus propias adicciones al alcohol y las drogas provocaron que su corazón se parara ocho veces, y según cuenta la leyenda, cuando abrió los ojos fue para ver al doctor llenando su certificado de muerte.

Sin embargo, eso no fue lo que provocó que se alejara de las adicciones, por el contrario. Rodgers se alejó de todas las sustancias en 1994 después de que un amigo le mostrará el video de alguno de sus conciertos que terminó siendo un verdadero desastre. Ese fue, en realidad, el fin y el principio de todo.

Más recientemente, Nile Rodgers se ha recuperado de un cáncer de próstata. A todo esto, hemos de agregar un factor contra el que Rodgers (al igual que millones de personas en todo el mundo) ha tenido que luchar durante años: el racismo y la discriminación.

El asesinato de George Floyd en Estados Unidos nos abrió los ojos ante la normalización de prácticas de violencia contra las minorías, generando así una nueva discusión sobre el racismo sistémico con el que nos criamos (sí, en todo el mundo) y cómo es que en pleno siglo XXI, siguen cobrando la vida de millones de personas.

Pero antes del Black Lives Matter, un movimiento de 2013 que se internacionalizó en 2020, existió el Movimiento de las Panteras Negras o el Black Panther Movement con el que sin darse cuenta, Nile Rodgers comenzó su lucha por la equidad.

Las Panteras Negras, el poder negro y el discuros de Rodgers

“Fue de manera pre-natural y fácil. Sabes, es extraño que la gente piensa que un día eres simplemente una persona normal y al día siguiente eres parte de las Panteras Negras. Y eso no sucedió en absoluto. Estaba presente en los movimientos porque íbamos a luchar por el poder negro, por los derechos de las mujeres, por el movimiento gay, por los disturbios de Stonewall, el movimiento de los Young Lords, el movimiento latino, el de los pueblos indígenas

La gente. Sabíamos que todo esto se estaba uniendo. Y creo que lo que los que se dieron cuenta que estábamos todos juntos fueron los manifestantes de la guerra de Vietnam porque, por primera vez, pasó algo con lo que todos los jóvenes no estaban de acuerdo y se vieron obligados a participar en contra de su voluntad. Así que unirme al movimiento Black Panther fue sólo una parte natural de ser cada vez más y más educado cuando se trata de ser un activista.

Marcha de las Black Panthers en California. / Getty Images

He estado en muchos, muchos otros movimientos, en muchas organizaciones. Pero cuando cumplí 16 o 17 años, era bastante bueno con las artes marciales. Parecía activismo, no importa cuán pacíficos fuéramos, siempre íbamos a recibir una paliza por algo que siempre iba a suceder. Sin embargo, creemos que gracias a que pusimos fin a la Guerra de Vietnam, es que dimos una demostración de fuerza y de unidad al grado que la gente pensaría dos veces antes de abusar de los negros en la comunidad”. 

Es precisamente ese espíritu de unidad el que terminó por definir la visión de Nile Rodgers como persona y como músico. A finales de los setenta se convirtió en una figura clave en la escena neoyorquina, y esto lo hizo junto a Chic y el movimiento disco fever, aquella fiebre que conquistó las pistas de baile con himnos como “Le Freak”, “Dance, Dance, Dance” o “Good Times” y cuya base del bajo terminó por convertirse en una especie de eslabón para el nacimiento del hip hop.

Chic en 1981. / Getty Images

El ascenso de Rodgers y el inminente racismo en su vida

Más allá del éxito, Nile Rodgers seguía lidiando con el racismo. El ejemplo mas claro lo vivió en la Navidad de 1977 cuando Grace Jones lo invitó a su presentación en Studio 54, la icónica discoteca de Manhattan cuyos cadeneros le impidieron la entrada.

Rodgers terminó comprando dos botellas de champagne y se fue a su estudio a palomear al lado de Bernard Edwards (la otra mitad creativa de Chic). El rechazo dio pie al famoso “Fuck Off” dirigido a los cadeneros del Studio 54 que posteriormente mutaría a un “freak out, las dos palabras que marcarían a “Le Freak”, la cual es, sin temor a equivocarme, una de las canciones más distintivas de una década completa.

Ver en YouTube

Podemos decir que en su momento, la música disco era de protesta, rebelión, pero al mismo tiempo de unión. A cincuenta años de distancia, Niel Rodgers recuerda en entrevista para Sopitas.com el momento en el que se dio cuenta de lo que había creado con su música:

Sí, recuerdo el momento exacto en que entré en un club, estaba con mi novia. Entramos en un club y estaba de fondo la canción de Donna Summers llamada ‘I Love to Love You Baby’, y era un club que estaba en nuestro vecindario en el que ni siquiera habíamos estado antes.

No podíamos creer la multitud. Era tan diversa y con distintos tipos de personas. No era como en el club de jazz donde la multitud no era tan terriblemente diversa, sino que eran poco diversos, básicamente en negro y blanco, era eso. Pero en esta disco era todo el mundo. Fue increíble“.

También puedes leer: #BLACKLIVESMATTER: EL RACISMO ES HISTÓRICO, ES CULTURAL Y TODOS FORMAMOS PARTE DE ELLO

Rodgers, Diana Ross y el movimiento LGBT+

La música disco unió a ricos y pobres, a blancos y negros. “Tenías que ser de madera para no moverte“, dijo en su momento Johnny Marr de The Smiths, y es precisamente el poder de la música el que abrió las puertas para que las personas sean lo que quieren ser, algo en lo que Nile Rodgers también tuvo que ver con la creación de “I’m Coming Out” de Diana Ross, una canción que se ha convertido en un himno del movimiento LGBTTTI+. 

“El mensaje no es sólo un mensaje. Hay muchos significados para este. Le habíamos dicho a Diana Ross que estábamos haciendo un álbum sobre ella, porque ese proyecto es básicamente como un documental, como si fuera una película o un artículo de revista, pero era un álbum musical.

Fue nuestro documental sobre la vida de Diana Ross, desde nuestra perspectiva, no como ella lo pensaba. Nosotros éramos las personas haciendo una película de cómo veíamos su vida. Así que cuando salí de gira e iba a clubes sin género, había al menos seis, siete u ocho tipos de personas que iban al baño conmigo.

Yo apenas estaba al inicio de mi carrera. Diana Ross fue una de mis primeras colaboraciones, así que ni siquiera podía entusiasmarme al decir: ‘Por dios, conocí a Diana Ross, ella es increíble’. No podía actuar como un idiota. Entonces le llamé por teléfono a mi compañero Bernard y le pedí que me ayudara a escribir la canción ‘I’m Comming Out’ como título.

Portada del disco ‘Diana’ de 1980 de Diana Ross.

Nos quedamos toda la noche y lo hicimos. Pensé en si intentaba explicarle la situación y le decía que sería como si James Brown lo dijera en voz alta, ‘Soy negro y estoy orgulloso”. Es decir, como el poderoso líder político que era James Brown. Ellos no lo desafiaron. Eso es lo que él pensó que era como un artista, como una forma de entretenimiento, Pero, cuando hicimos la canción, se convirtió en una de las más importantes del movimiento.

Entonces, al principio no estaba escribiendo sobre Diana Ross, ya sabes, siendo una líder para la comunidad LGBT+. Ella era sólo un icono de esa comunidad. Así es como lo estamos escribiendo. Y desafortunadamente, una persona muy poderosa en el negocio de la música le dijo que la canción arruinaría su carrera porque básicamente estaba diciendo que iba a salir del clóset. Eso no es cierto. Ella no se iba a referir a eso, sino que se refería a que estaba saliendo para convertirse en una nueva persona.

Pero solíamos duplicar el sentido de que esa frase, que era un registro como el grito de guerra de la comunidad LGBT+. Fue una especie de malentendido. Pero Diana Ross no es antigay en absoluto. Ni siquiera un poquito. Parecía la persona más genial de la historia. Es sólo porque pensó que estábamos escribiendo la canción sobre ella.

Diana Ross en septiembre de 1982. / Getty Images

Ella malinterpretó el hecho de que no hay un documental legítimo sobre ella. Y cada canción no es un reflejo de su vida como si una canción se tratara sobre su vestimenta o si una canción fuera acerca de sus ojos, ya sabes. Lo sé porque ella tuvo que hacer una llamada telefónica para reclamarme. Y, ya sabes, no es así.

Es como cuando hice una canción llamada ‘My Old Piano’ y luego ella me cuestionó que por qué la había hecho si ella no tocaba el piano, mostrándome que no estaba entendiendo del todo, que este era un tipo de canción tipo documental escrita literalmente sobre ella. Pero de todas maneras, a ella le encantó la canción, fue fantástica.

Fue genial y todo esto es maravilloso. De hecho, hace como dos días hablé con Diana y con David, aproximadamente como una hora y media, para hacer un nuevo espectáculo. Entonces, ya sabes, hemos sido amigos desde ese momento“.

Ver en YouTube

Disco sucks! y la lista de colaboraciones de Nile Rodgers

Por supuesto que el éxito de Rodgers, de Chic y de la música disco, no pasaría desapercibido para los racistas que rápidamente etiquetaron al movimiento como “música para negros y homosexuales“.

Así que en 1979, un locutor de radio “ofendido” porque Village People, Donna Summer o Chic comenzaban a ser más populares que los Rolling Stones o Led Zeppelin, comenzó un movimiento llamado “The Disco Sucks! con el que invitaba a sus radioescuchas a llamar para hacer peticiones de canciones disco. A cambio, él las destruía con efectos de disparos, explosiones, y demás.

Como cualquier gesto de odio, el “Disco Sucks!” se expandió rápidamente y culminaría con la legendaria “Disco Demolition Night” en la que 59 mil personas se reunieron en el estadio de béisbol de los Chicago White Sox para destruir miles de álbumes de música disco… El golpe fue brutal para Chic, pues Bernard Edwards se retiró en tanto que Nile Rodgers absorbió el golpe y siguió adelante.

Una cámara con el letrero de ‘Disco Sucks’ el 12 de julio de 1979 en Chicago durante la Disco Demolition Night. / Getty Jmages

Y por si fuera poco, Rodgers comenzó a trabajar con David Bowie en la producción de Let’s Dance de 1983. No hay punto ni para el rock ni el disco, sino para la música, ¿no creen? 

Cualquiera podría guardar cierto resentimiento, pero Nile Rodgers lo ve en retrospectiva y según cuenta en su autobiografía, “el éxito no dura, no puede durar, la música tiene que seguir moviéndose. Pero tuve buena suerte. Siempre había algo esperándome a la vuelta de la esquina. Después de Bowie, Nile Rodgers se encargaría de producir Like a Virgin de Madonna de 1984, Notorius de Duran Duran en 1986, se acercó a INXS y fue el momento en que la lista de colaboraciones comenzó a crecer.

La lucha contra el cáncer

En 2010 Rodgers recibió una llamada de su médico para informarle que tenía un agresivo cáncer de próstata. ¿Su respuesta? “Recibí la llamada un jueves y tenía un concierto el sábado. Le dije a mi doctor que iba a pretender que no había recibido su llamada y que le marcaría después de ese concierto. El me gritaba: ‘¡No, no, no, Nile! ¡Esto es realmente serio!”.

Y le dije: ‘Vamos, doc, si no le hubiera contestado, ¿usted realmente se esforzaría para que yo volviera antes del fin de semana? Por supuesto que no. Así que hablaremos el lunes”.

 

View this post on Instagram

 

My #cancer CT scan came back clean. All clear for another year. Some good news for a change.

A post shared by Nile Rodgers (@nilerodgers) on Jun 17, 2020 at 9:15pm PDT

Dias antes de nuestra entrevista, Nile Rodgers vio a su oncólogo para un chequeo de rutina. Afortunadamente, los resultados indican que sigue libre de cáncer:

Realmente no doy consejos sobre nada, especialmente sobre algo como el cáncer porque cada persona es diferente. Todos tienen que lidiar con eso a su manera. El único tipo de consejo que doy es el que me dieron, que es aprender todo lo que puedas y toma las decisiones por ti mismo.

No hablé con las personas a mí alrededor sobre mis decisiones. Es posible que haya hablado con la gente sobre cómo me sentía, pero no hablaba acerca de dar consejos, porque esta era mi propia decisión, mi propia vida o muerte. Y me siento culpable por eso“.

La lucha de Nile Rodgers sigue y hace unas semanas lanzó el Youth To The Front Fund con el que donará millones de dólares para combatir el racismos sistémico, la injusticia y discriminación hacia los más desfavorecidos.

Ver en YouTube

La entrada Racismo, black power y el Disco Sucks: Una entrevista con Nile Rodgers se publicó primero en Sopitas.com.



ues de anuncios individuales.

Comentario

Comentarios